LA RED COMO INSTRUMENTO PARA LA FORMACIÓN 2: LA CAZA DEL TESORO, LAS WEBQUEST, LAS WEBLOG
 
Características fundamentales de las webquest y las cazas de tesoros.

Empezaremos por aclarar que una caza del tesoro es un tipo de e-actividad que utilizan los docentes que integran Internet en el currículum. Se trata de una página web con una serie de cuestiones o interrogantes y un listado de direcciones electrónicas en donde los alumnos buscarán las respuestas. Al final se incluye lo que llamamos “la gran pregunta”, cuya respuesta no debe aparecer directamente en las direcciones proporcionadas anteriormente, esto exige integrar y valorar lo aprendido durante el proceso de búsqueda realizado (Adell, 2003).

La caza del tesoro, del inglés Treasure Hunt, Scavenger Hunt o Knowledge Hunt, es una e-actividad muy útil si lo que desea es que los alumnos adquieran información sobre un tema determinado, practicando al mismo tiempo habilidades y procedimientos relacionados con el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación (Aula21.net, 2003). Permiten que los alumnos mejoren la comprensión lectora y que aprendan a buscar información en la red Internet. Son actividades que se sitúan en un nivel de complejidad por debajo de las webquests, ya que este tipo de tareas no acostumbran a proponer a los alumnos la resolución de problemas, ni la exposición de conclusiones finales (Adell, 2003).

Las webquest se diferencian de las cazas de tesoros en que son sitios web que constan de una estructura algo más formal. Estos elementos son introducción, tarea, proceso, recursos, evaluación y conclusión. Cada uno de estas partes son páginas de la propia webquest.

Diversas son las características que hacen que la Caza del Tesoro sea una de las e-actividades más utilizadas entre los docentes (Adell, 2003; Olvera, 2005)

Una caza del tesoro bien diseñada debe pretender ir más allá de la simple adquisición de pequeñas unidades de información, sobre un tema determinado (Adell, 2003). March (1999) afirma que escogiendo preguntas adecuadas que definan las dimensiones fundamentales de un tema, los alumnos, aparte de averiguar las respuestas concretas, profundizarán en los aspectos esenciales del tema. Además, las capacidades hipertextuales que ofrece la web, permiten que los estudiantes sigan sus propios itinerarios por la red y exploren lugares relacionados con las páginas inicialmente propuestas para la exploración en los que pueden encontrar más información sobre el mismo tema (Luzón, 2001).

Así, y como afirma el profesor Jordi Adell (2003), las cazas del tesoro también pueden diseñarse para desarrollar destrezas básicas de pensamiento como comprensión y construcción de conocimientos. Para ello, se pueden incluir preguntas que hagan que los alumnos utilicen la información de las páginas Web para describir o esquematizar su contenido, crear listas, resumir y tomar notas, etc. O también pueden diseñarse para que los alumnos desarrollen destrezas de alto nivel como la aplicación y el análisis del conocimiento. Se procurará que los alumnos organicen y estructuren la información, la analicen y la interpreten, la discutan, la expliquen, la comparen, realicen generalizaciones, etc. (Hamilton, 1999).