Carrusel de imágenes con fin decorativo.

La evaluación en el EEES
Soledad Domene Martos, Carmen Siles Rojas y Carlos Hervás Gómez
Instrumentos de evaluación - Rúbricas

Para Popham (1997) las rúbricas se han puesto de moda. Es difícil asistir a un Congreso, Jornadas, etc…, sin tropezar con las rúbricas. Ahora bien, ¿qué son las rúbricas, y de dónde han venido? ¿Cuál es un papel educativo de las rúbricas? ¿Por qué algunas rúbricas fracasan? ¿Qué debemos hacer para mejorar las rúbricas?

La rúbrica se refiere a una guía de puntuación para evaluar la calidad de las respuestas de los alumnos, por ejemplo, sus composiciones escritas, presentaciones o exposiciones orales, o proyectos para una determinada asignatura (solicitado para ser evaluado en los créditos prácticos). Una rúbrica tiene tres características esenciales: criterios de evaluación, las definiciones de calidad, y una estrategia de puntuación.

  1. Criterios de evaluación se utilizan para distinguir las respuestas aceptables de respuestas inaceptables. Los criterios, obviamente, varían de un rubro a rubro, dependiendo de la habilidad en cuestión. Por ejemplo, al evaluar la composición escrita, los docentes suelen utilizar como criterios de evaluación la organización, la mecánica, la elección de palabras, y detalles de apoyo. Los criterios de evaluación pueden tener el mismo peso o ponderación diferente.

  2. Definiciones de calidad describen la forma en que han de ser juzgadas las diferencias cualitativas en las respuestas de los estudiantes. Por ejemplo, si la mecánica es un criterio de evaluación, la rúbrica podría indicar que para ganar el máximo número de puntos para la mecánica, la composición de un estudiante no debe contener errores mecánicos. La rúbrica debe proporcionar una descripción para cada nivel cualitativo. Esto significa que si asignamos cuatro niveles diferentes de calidad a la organización de la composición escrita, la rúbrica proporciona descripciones para cada uno de esos niveles.

  3. Una estrategia de puntuación puede ser holística o analítica. Utilizando una estrategia global, el evaluador tiene todos los criterios de evaluación en consideración, pero tiene que hacer una sola sentencia, la calidad global. Una estrategia analítica requiere del evaluador hacer las puntuaciones criterio por criterio, que puede o no puede en última instancia ser incluida en una puntuación global.

El origen de las rúbricas.

El significado original de la rúbrica tuvo poco que ver con la evaluación del trabajo de los estudiantes. Rúbrica en latín significó título o encabezamiento de un capítulo de un libro, porque los romanos ponían esos títulos y subtítulos con tinta roja para destacarlos, y rubrica en origen significaba “tierra roja” o “tinta roja” (de ruber, rojo). Esto era especialmente frecuente en los códigos de leyes y manuales de Derecho, por eso entre los romanos existía la expresión “darse a la rúbrica” como sinónimo de “dedicarse al Derecho”. Posteriormente, en la Edad Media, en los artísticos códices de la época, se llamó rubrica a la letra inicial de cada capítulo, sección o incluso a veces de cada página. Esta letra inicial se rotulaba en tinta roja y a mayor tamaño, y era una verdadera obra de arte, con recargados adornos vegetales, diseñada por excelentes dibujantes. Normalmente el copista del libro realizaba la escritura normal y dejaba los espacios para las “rúbricas” iniciales y para las miniaturas, si existían, y una vez hecho esto, el especialista en ello “rubricaba” el libro, poniéndole su sello artístico. Es así como finalmente rúbrica pasó a significar cualquier adorno, trazo especial, conjunto de trazos, etc. Con que se ornamentaba a se personalizaba algo escrito, aunque no tuviera nada que ver con el color rojo, trazos y adornos que sobre todo acompañan a las firmas. Y “rubricar” pasó a significar poner el sello final y personal a algo, con lo que acabó siendo sinónimo de firmar o de suscribir cualquier cosa.

Hace un par de décadas, la rúbrica comenzó a tomar un nuevo significado entre los docentes, comenzaron a usar el término para describir las reglas que han guiado su puntuación a una actividad de un alumno. Podrían haber empleado un descriptor más comprensible, como guía de puntuación.


http://endrina.wordpress.com/2008/04/24/el-libro-medieval/

Una rúbrica de papel.
           
Normalmente, las personas no utilizan rúbricas a menos que la respuesta a ser juzgados sea bastante significativa. Así, los profesores rara vez utilizan rúbricas para evaluar las respuestas de los estudiantes en las pruebas de respuesta corta, y, por supuesto, las rúbricas no son necesarias para la puntuación de pruebas como exámenes de opción múltiple. Con pocas excepciones, los maestros usan rúbricas para juzgar la idoneidad de las respuestas de los estudiantes para las pruebas de rendimiento.
           
Una prueba de rendimiento presenta una ardua tarea a un estudiante, luego le pide al estudiante responder a la tarea por escrito, oralmente o mediante la creación de algún tipo de producto, por ejemplo, redactar un ensayo persuasivo sobre un tema determinado. Los docentes utilizan normalmente las pruebas de rendimiento cuando se desea determinar el estado de un estudiante con respecto a una habilidad importante. Basado en el nivel del estudiante de los logros en una prueba de rendimiento, los docentes hacer una inferencia sobre el grado en que el estudiante ha dominado la habilidad que la prueba representa. Excelentes resultados en la prueba de rendimiento implica que el estudiante ha dominado la habilidad, los malos resultados sugieren lo contrario.
           
Debido a que las pruebas de rendimiento suelen demandar a los estudiantes competencias de alto nivel y porque las tareas son a menudo auténticas (es decir, se asemejan a los desafíos del mundo real), las pruebas de rendimiento han recibido un importante apoyo de los docentes. Los editores de libros de texto (más comerciales) presentan rúbricas para sus exámenes de fin de capítulo.
           
Por lo tanto, podemos concretar y decir que una rúbrica es un listado del conjunto de criterios específicos y fundamentales que permiten valorar el aprendizaje, los conocimientos y/o las competencias, logrados por el estudiante en un trabajo o materia particular. Con ese fin establece una gradación (niveles) de la calidad de los diferentes criterios con los que se puede desarrollar un objetivo, una competencia, un contenido o cualquier otro tipo de tarea que se lleve a cabo en el proceso de aprendizaje.
      
Generalmente se diseña de manera que el estudiante pueda ser evaluado en forma "objetiva" y consistente. Al mismo tiempo permite al profesor especificar claramente qué espera del estudiante y cuáles son los criterios con los que se van a calificar un objetivo previamente establecido, un trabajo, una presentación, de acuerdo con el tipo de actividad que desarrolle con los alumnos. Sirve para averiguar cómo está aprendiendo el estudiante, y en ese sentido se puede considerar como una herramienta de evaluación formativa, cuando se convierte en parte integral del proceso de aprendizaje.
      
Si partimos de la premisa de que la evaluación tiene como propósito fundamental proporcionar información sobre los distintos momentos del aprendizaje del estudiante, esta herramienta ofrece ventajas claras como son:

  1. Es poderosa para el maestro y para evaluar.
  2. Promueve expectativas sanas de aprendizaje pues clarifica cuáles son los objetivos del docente y de qué manera pueden alcanzarlos los estudiantes
  3. Enfoca al docente para que determine de manera específica los criterios con los cuales va a medir y documentar el progreso del estudiante
  4. Permite al docente describir cualitativamente los distintos niveles de logro que el estudiante debe alcanzar.
  5. Permite que los estudiantes conozcan los criterios de calificación con que serán evaluados.
  6. Aclara al estudiante cuáles son los criterios que debe utilizar al evaluar su trabajo y el de sus compañeros.
  7. Permite que el estudiante evalúe y haga una revisión final a sus trabajo, antes de entregarlo al profesor.
  8. Indica con claridad al estudiante las áreas en las que tiene carencias y con éste conocimiento planear con el docente los correctivos a aplicar.
  9. Proporciona al docente información sobre la efectividad del proceso de enseñanza que está utilizando.
  10. Proporciona a los estudiantes retro alimentación sobre sus fortalezas y debilidades en las áreas que deben mejorar.
  11. Reduce la subjetividad en la evaluación.
  12. Promueve la responsabilidad.
  13. Puede hablarse de dos tipos de Rúbricas: la Comprehensiva (total) y la Analítica. En la Comprehensiva el docente evalúa la totalidad del proceso o producto sin juzgar por separado las partes que lo componen. En contraposición, con la Analítica el docente evalúa inicialmente, por separado, las diferentes partes del producto o desempeño y luego suma el puntaje de estas para obtener una calificación total.

Un ejemplo de plantilla para rúbrica de valoración comprehensivas la encontramos en la siguiente tabla 3.

Calificación

Descripción

5

Demuestra total comprensión del problema. Todos los requerimientos de la tarea están incluidos en la respuesta

4

Demuestra considerable comprensión del problema. Todos los requerimientos de la tarea están incluidos en la respuesta.

3

Demuestra comprensión parcial del problema. La mayor cantidad de requerimientos de la tarea están comprendidos en la respuesta.

2

Demuestra poca comprensión del problema. Muchos de los requerimientos de la tarea faltan en la respuesta.

1

No comprende el problema.

0

No responde. No intentó hacer la tarea.

Tabla 3. Ejemplo de plantilla para rúbrica de valoración comprehensivas. (hipervínculo)

Cómo hacer una rúbrica.
           
Existen diversas formas de hacer una rúbrica; sin embargo, todas incluyen algunas características comunes que son:

  1. Busque un buen modelo e identifique las características que definen un buen trabajo. Permita que los estudiantes se familiaricen con él.
  2. Revise detalladamente el contenido o unidad que se va a estudiar.
  3. Establezca con claridad dentro de esa área o unidad un (unos) objetivo(s), desempeño(s), comportamiento(s), competencia(s) o actividad(es) en los que se va a enfocar. Determine cuáles va a evaluar.
  4. Describa lo más claramente posible, los criterios de desempeño específicos que va a utilizar para llevar a cabo la evaluación de esas áreas. Estos deben permitir establecer qué tanto ha aprendido el estudiante del tema que se está trabajando.
  5. Diseñe una escala de calidad para calificarlas, esto es, establezca los niveles de desempeño que puede alcanzar el estudiante. Estos pueden ir por ejemplo, de excelente hasta pobre.
  6. Revise lo que ha plasmado en la matriz para asegurarse de que no le falta nada
  7. Practique el modelo o matriz.

Cuando haya clarificado los pasos anteriores comience a construir la rúbrica teniendo en cuenta lo siguiente:

  1. Por lo general, la escala de calidad para calificar los diversos aspectos a evaluar, se ubica en la fila horizontal superior, con una gradación que vaya de mejor a peor. Es muy importante que la gradación de esta escala sea obvia y precisa para que haya diferencia en los distintos grados que se pueden lograr en el aprendizaje de un tema propuesto.
  2. En la primera columna vertical se ubican los aspectos o elementos que se han seleccionado para evaluar.
  3. En las celdas centrales se describe de la forma más clara y concisa posible los criterios que se van a utilizar para evaluar esos aspectos. Recuerde que estas celdas centrales explican cuáles son las características de un trabajo excelente, de uno malo y las variaciones intermedias entre el uno y el otro.

     

     

     

    Escala de calificación

     

    Aspectos a evaluar

     

    Criterios

     

Con el fin de apoyar y facilitar a los docentes el diseño de sus propias Rúbricas, se recomienda utilizar “Rubistar” http://rubistar.4teachers.org/index.php?&skin=es&lang=es&


http://rubistar.4teachers.org/index.php?&skin=es&lang=es&

 

subir

© 2011 UNIVERSIDAD DE SEVILLA.
Ministerio de Educación-Gobierno de España
Créditos.