Biblioteca virtual

 

MANUAL APLICADO DE ORIENTACIÓN PARA EL EMPLEO

Autor:
Orientajoven

Publicado en:

http://www.grupo3.es/capitulo1.html

MODELOS CONCEPTUALES EN ORIENTACIÓN

1. HISTORIA DE LA ORIENTACIÓN

1.1.1. Perspectiva Histórica: Antecedentes

Orientación es un vocablo utilizado con normalidad en castellano. Como ocurre en muchos casos, esto hace más difícil su operativización científica o, lo que es lo mismo, la búsqueda de unos referentes situacionales inequívocos. La polisemia de esta palabra y la complejidad de los fenómenos o variables personales y sociales a los que alude han dificultado aún más si cabe la labor. Esta indefinición podemos observarla en la actualidad y recrearla en el análisis de la Historia.

La definición intuitiva de orientación quizás más antigua podría corresponder a Sócrates (470-399 A.C.) que recomendaba conocerse a uno mismo para así determinar con precisión los objetivos que perseguir. Los factores que rodean la elección de una profesión han interesado a los pensadores de todos los tiempos. Muchos de ellos resaltaron la importancia de la información profesional para tomar buenas decisiones y la necesidad de estudiar las aptitudes individuales para conducirlas a las profesiones adecuadas. Por ejemplo, Juan Huarte de San Juan (1529-1588), un médico navarro, propuso en su Examen de los Ingenios que a cada persona le corresponde una actividad profesional según sus habilidades distinguiéndose sujetos hábiles para las tareas científicas y otras orientados hacia tareas de tipo mecánico (Bisquerra, 1996:18). Podría considerarse un precursor de la Orientación vocacional.

Por otro lado, la libertad en la elección de profesiones y la naturaleza de los procesos que hacen conformar la personalidad relacionadas con la mismas fueron fuente de preocupación para Montesquieu (1869-1755) y para los empiristas británicos de su mismo siglo. El primero de los autores resalto en su Espíritu de las Leyes que seremos mejores en nuestra profesión siempre que tengamos esperanzas de acceder a otra más alta, en clara referencia al sistema medieval de transmisión de la profesión de padres a hijos y en la permanencia en la misma para toda la vida. Esta posibilidad para elegir, mejorar y cambiar es un aspecto importantísimo que de por sí justifica la existencia de la orientación como disciplina.

En este sentido Bisquerra (1996:11) menciona que uno de los factores que hace que la Orientación tenga su origen y desarrollo más importante en Estados Unidos es la ausencia de límites rígidos en las clases sociales y el establecimiento de una sociedad democrática.

Los empiristas británicos, Locke, Berkeley y Hume, revivieron en el siglo XVIII el pensamiento aristotélico por el que el conocimiento parte de las sensaciones en contraste con las ideas innatas de Descartes, un poco anterior. La idea de la tabula rasa y de la importancia de las experiencias de aprendizaje genera un enorme potencial para la toma de decisiones y por consiguiente para la elección. Este segundo aspecto, la importancia de elección de las condiciones de aprendizaje y la importancia de lo que se quiere aprender condicionan de manera dramática el papel de la orientación como disciplina científica.

Otro aspecto que debe resaltarse es el valor moral que encierra toda orientación inevitablemente. Asi Kant (1724-1804) expresó que la "Pedagogía sin la Psicología es ciega, pero la Psicología sin la Pedagogía es vacía y estéril" (Bisquerra, 1996:19). Esta afirmación nos lleva a resaltar estas dos Ciencias o Disciplinas Sociales como las fuentes de las que emanan la mayor parte de las ideas, modelos y técnicas que pueden utilizar los orientadores en la actualidad.

Por otro lado, la cientificidad que busca la Psicología para sí misma y para la orientación y que tiene sus raíces en el empirismo británico ya mencionado, debe se complementada con la preocupación por el "valor" aportado por la Pedagogía. Esta puede ser una reflexión no compartida desde el ámbito de esta última disciplina que puede querer también buscar esta preocupación por el control experimental. El surgimiento de la Psicopedagogía recientemente parece responder a esta necesidad dual valor- control. Sin embargo esta es una reflexión del siglo XX a la que llegaremos más tarde.

Estas ideas surgidas de la historia tienen plena vigencia y siguen determinando los modelos de orientación.

La elección de una profesión es una piedra angular en un mundo que cambia en ciclos cada vez más cortos, un mundo en el que el trabajo y el empleo siguen siendo ejes personales vitales y ejes socieconómicos. La orientación es un agente intermediador que se dirige al individuo pero que lo hace sin perder de vista la comunidad y la sociedad donde se encuentra.

La libre elección de las condiciones de vida y de trabajo en cada momento y dentro de una vida son aspectos que tienen mucho que ver con los valores de libertad, democracia, igualdad y bienestar para todos. La existencia de la orientación tiene mucho que ver con la igualdad de oportunidades.

La Orientación trabaja con valores. Aparentemente los principales motivadores de la existencia de la orientación son cuestiones prácticas y bastante cercanas a todos nosotros: la elección de estudios y de profesión, la forma de pasar nuestro ocio, las relaciones con la pareja, la familia, los amigos, etc. Sin embargo el hecho de que las informaciones, las reflexiones y las decisiones que se manejan aparezcan aisladas o atomizadas y no asemejen formar parte de un proceso, no evita que estén impregnadas de valores, conceptos y modelos de entender y modificar la naturaleza, el papel y el comportamiento del ser humano y por tanto de la sociedad en que vive.

Negar que cualquier orientación conlleva la priorización de unos valores respecto a otros, no niega la existencia de los mismos sino que reduce la conciencia del orientado y del orientador de manera arbitraria y convierte el eclecticismo en el modelo predominante. Quizás sea interesante mencionar que algunos autores recientes identifican orientación con educación. Sin entrar a comentar esta afirmación si cabe decir que el posicionamiento moral e ideológico de un orientador debe ser previo al inicio de su actividad.

El carácter científico de la orientación entra a formar parte de un debate más amplio que cuestiona el carácter científico de las llamadas ciencias sociales. La concepción empirista soporta el hecho de que el aprendizaje determina en gran medida los repertorios de conducta y sus modificaciones, entendiendo repertorios de conducta en un sentido amplio que recoge cualesquiera aspectos relacionados con la personalidad, las capacidades, las actitudes, los pensamientos, las habilidades, etc.

Desde esta perspectiva empírico- conductual, la orientación podría recoger el doble testigo del pensamiento aristotélico que pone en la observación y en la relación entre hechos, sus instrumentos más preciados; y el del pensamiento empirista y positivista que intenta no resignarse ante la complejidad del ser humano y de sus relaciones con su entorno y sus iguales a la hora de desarrollar modelos explicativos y predictivos que busquen referentes empíricos o naturales.

De cualquier forma esta no es otra que la encrucijada en la que se encuentran hace ya un siglo todas las disciplinas humanas y sociales y de cuyas vicisitudes, especialmente de la psicología, la pedagogía y la sociología, también sufre la orientación.

 

1.1.2. Historia reciente de la Orientación

1.1.2.1. Introducción

A principios del siglo XX la finalidad suprema de la orientación era ayudar a vivir con mayor plenitud y de manera más fructífera. El propósito era la felicidad de los individuos. Esto concordaba con la sociedad americana en la cual la libre elección del estilo de vida constituía una meta establecida (incluyendo la elección de ocupaciones, por supuesto). Por tanto, estos objetivos eran también los de los orientadores (Bisquerra, 1996:23).

El objetivo de la orientación aparece como integral y relacionado con la vida en general del individuo. Esta generalidad de su fin producirán en el marco de la orientación (guidance) una gran imprecisión y flexibilidad conceptual que las corrientes de la incipiente psicología aprovecharán para moldearla en múltiples variantes. Los términos vocacional, educativa, escolar, profesional (en Europa), counseling, carrera, etc. se relacionarán con la orientación y marcarán su desarrollo. Para que este trabajo no naufrague en la confusión terminológica se intentará siempre elaborar sobre los conceptos y variables relacionadas con la orientación y no tanto profundizar en el debate entre modelos o corrientes.

Puede considerarse que la Orientación (incluso el uso del término) se inició con un carácter precientífico a principios de este siglo. Y puede considerarse que muchos de los conceptos se mantienen vigentes en la actualidad y no tanto por su validez como por la aparente carencia de alternativas más consistentes. Pero como repetiremos en numerosas ocasiones este efecto refleja la débil situación epistemología y metodológica de las ciencias sociales, especialmente de la Psicología.

 

1.1.2.2. Orientación Vocacional: La Orientación Clásica

Conocer los rasgos del sujeto para orientarlo y dirigirlo a la tarea más adecuada (teniendo suficiente información profesional) es el presupuesto básico que Frank Parsons incluye en su libro Choosing a Vocation (1909) donde aparece por primera vez el término Vocational Guidance (Bisquerra,1996:23)

En una primera época, la orientación vocacional trataba de atender a una nueva clase trabajadora siempre dentro del marco de los movimientos defensores de los derechos humanos aunque sin bases científicas. Fue Parsons quién intento poner estas bases (Rodríguez Moreno, 1992:109)

La Orientación Vocacional es desde un punto de vista histórico y conceptual la Orientación Clásica que sirve de punto de referencia e incluso sigue vigente en cierta medida. Por eso, conocer las características de la Orientación Vocacional (OV) de Parsons es conocer los basamentos de la Orientación en general.

Estas son las algunas de las características de la Orientación Vocacional:

1) Necesidades que la justifican: Dirigidas a jóvenes desfavorecidos en un contexto general de industrialización

2) Objetivo: La elección profesional. Adecuar cada persona a la profesión para la que básicamente está más capacitada. Con ello se genera una satisfacción personal y una utilidad social.

3) Hipótesis Teórica: La hipótesis básica atribuye a personas y profesiones un carácter lineal estable e inamovible que permitirá establecer relaciones sencillas entre ellas, relaciones entre rasgos personales y características de las profesiones. También es interesante mencionar que el trabajo ocupa casi la totalidad de la vida de los obreros industriales de finales del XIX y principios del XX: la adecuación al trabajo es un aspecto crucial para la vida del ser humano y a veces el único. Constatar por último que la libre elección de profesión recibe graves condicionantes fundamentalmente educativos y socieconómicos, pero también culturales. La aportación de Parsons es importante en este contexto puesto que pone de relieve la satisfacción del individuo como elemento importante y, relacionado con ésta, la necesaria libertad de elección.

4) Integralidad: La Orientación está muy restringida a la elección de una profesión.

5) Puntualidad del Proceso: El proceso de orientación es puntual, único y prácticamente definitivo acorde con la hipótesis que no admite el concepto de cambio.

6) Contexto de Aplicación: El contexto en el que se desarrolla la orientación está fuera del contexto escolar y relacionado estrechamente con el ámbito laboral. Esto determina la puntualidad y la urgencia de la elección demandada.

7) Metodología: La metodología que se desarrolló a partir de estas características fue precursora de la llamada corriente de rasgos y factores, básica para la Psicometría y representante de la primera Psicología "Científica". La posibilidad de medición objetiva de características personales a través de tests y la posibilidad de describir de una manera objetiva las tareas laborales permitiría la relación casi unívoca entre las mismas. Cabe añadir que inicialmente Parsons promovía el autoconocimiento por parte del sujeto mediante diferentes tipos de experiencias relacionadas con la información profesional fundamentalmente.

La incipiente Orientación Vocacional de Parsons propuso su integración en el marco escolar y dirigió la atención al diagnóstico al querer analizar las capacidades de las personas ante la elección vocacional.

Las características de la OV mencionadas marcarán el desarrollo de la Orientación. De hecho el término OV se utiliza en nuestros días aunque sus referentes han sufrido modificaciones. Esa vigencia puede ser debida a la facilidad de comprensión de los conceptos utilizados o bien por su comodidad de aplicación. La relación lineal entre rasgos, capacidades y profesiones, la metodología basada en la aplicación de tests y la puntualidad de aplicación no son ajenos a las prácticas de orientación actuales (Bisquerra, 1996:24).

Otra razón de su vigencia puede encontrarse en la juventud de la Psicología y otras ciencias afines y a la ausencia de modelos integrales de orientación contrastados y de sus metodologías derivadas, más que en el convencimiento por parte de los orientadores de la utilidad de las técnicas.

La terminología de la orientación ha variado en función del contexto en que se ha realizado (educativo, familiar, individual, comunitario). Si bien es cierto que los conceptos y los métodos han debido adaptarse a las peculiaridades de cada uno de estos contextos, no parece en todo caso justificable la aparición de tantas orientaciones como contextos de aplicación existan. En todo caso estaríamos hablando de modelos de aplicación. Tiene que mencionarse sin embargo que este tendencia de sustituir el todo por una parte es habitual en las ciencias sociales, una metonimia que sustituye la teoría general por el modelo de aplicación en particular. Sin embargo, esto no es anómalo para unas ciencias que se encuentran en pleno proceso de fundamentación.

1.1.2.3. La Orientación en el contexto educativo

El título de este epígrafe hace mención a esta variabilidad del concepto mismo de orientación en función del contexto donde se aplica. Queda fuera de toda duda el hecho de que el término Orientación Educativa no sólo se utiliza en la actualidad sino que además tiene cada vez un mayor peso académico y social. De igual forma puede decirse que "existe" o se aplica una Orientación en el entorno de las empresas o una Orientación en el entorno de la "Psicología Individual".

Sin embargo, el objetivo de este trabajo es intentar elaborar una caracterización general de la Orientación intentando extraer aquellos elementos comunes o relacionados de cada uno de los modelos teóricos y aplicados de orientación allí donde se produzcan. Tras esto podremos avanzar en el análisis más pormenorizado de cada contexto de aplicación de la orientación (incluido el de la orientación para el empleo). Pero no antes.

De esta forma, podría considerarse que la llamada Orientación Educativa no es otra cosa que Orientación Vocacional integrada en el curriculum escolar. Y posiblemente esta fuera la concepción con la que Jesse B. Davis (1871-1955), en Bisquerra (1996), que fue considerado el padre de la orientación educativa estaba más identificado. De hecho, siguió utilizando el término Vocational Guidance. Fue Truman L. Kelly (Bisquerra, 1996:26) quien utilizó el término Educational Guidance al titular así su tesis doctoral en 1914.

Por otro lado, la relación entre orientación y educación es muy confusa. Algunos autores han llegado a identificarlas, otros consideran que la educación incluye a la orientación y los últimos consideran que educación y orientación son dos disciplinas diferentes. Si bien actualmente se concibe que ambas no coinciden exactamente no hay acuerdo sobre la distinción entre ambos conceptos. (Bisquerra, 1996:32)

Pero superando este debate sobre terminología (que será inevitable a los largo del presente trabajo) y volviendo a la caracterización general, la aplicación de la orientación en el contexto educativo añadió elementos de importancia a su caracterización.

1) En primer lugar, y más evidente, hallamos el hecho de que la Orientación ampliaba sus contenidos incluyendo el ajuste o adaptación de los alumnos a la escuela. Este contenido complementaba los contenidos iniciales de la OV especialmente centrados en le elección profesional. Esto repercute sobre el papel de los profesores que también asumen el papel de orientadores.

2) En segundo lugar, la duración del proceso de orientación se ampliaba a todo el periodo de escolarización. Este hecho, junto a la aparición del modelo clínico en orientación que pone el énfasis en la atención individual, serán dos de los aspectos más determinantes de los modelos de orientación actuales.

3) Por último, la inclusión de la Orientación dentro del propio curriculum escolar o de las propias instancias educativas le confería un carácter institucional y por tanto profesional que le ha caracterizado hasta nuestros días. De hecho, esta situación se reproduce ahora en España por la institucionalización de la figura del orientador educativo a través de la LOGSE (1990). Si bien es cierto que este reconocimiento por parte de la administración pública no viene antecedido de grandes avances conceptuales y metodológicos en el campo de la orientación, incluso de presión o exigencia social acerca de la necesidad de la orientación, no es menos cierto que muchas disciplinas, para avanzar y empezar a consolidarse requieren de forma previa, precisamente esto, su validez institucional.

Lo que sí debe notarse es la diferencia cronológica con la que esta situación se produce en nuestro país (y en general en Europa) y se produce en Estados Unidos. Sin duda, el peso de la iniciativa privada con la que cuenta la orientación en Norteamérica con respecto a la dependencia pública en que se encuentra en España son elementos a considerar. Sin embargo, la orientación pareció surgir al mismo tiempo en Europa y en EEUU (Bisquerra, 1996:27). Mientras Vocational Guidance fue el referente de la orientación cruzando el Atlántico, Orientación Profesional fue el vocablo preferido en nuestro continente (Bisquerra, p.28). Estas doble terminología se mantiene en nuestros días y es un elemento de confusión más alrededor de la caracterización de la Orientación.

Durante los primeros 30 años del siglo XX la Orientación Vocacional es la orientación vigente, centrada más en el estudio de las ocupaciones que en el individuo y relacionada directamente con el sistema educativo. Por eso serán los profesores los que asuman el papel de orientadores. La OV sigue vigente en muchos de los conceptos y prácticas de la orientación actual.

 

1.1.2.4. La Orientación en el entorno de la Psicología Individual: El "Counseling".

A principios de los años 30 el modelo clínico basado en la teoría psicométrica y de los tests y en los movimientos de higiene mental influyen de manera determinante sobre la orientación vocacional. De hecho, relacionado con ésta se utiliza el término counseling que alude a un proceso de ayuda individualizado. (Bisquerra, 1996:30)

Counseling (asesoramiento) y Guidance (orientación) pueden ser considerados similares para determinados modelos y determinados orientadores, mientras que otros hablan de orientación aludiendo a los dos conceptos (guidance and counseling). De hecho en castellano, asesorar es "dar consejo". Posiblemente las mayores aportaciones del counseling a la orientación no radican tanto en su diferenciación conceptual (si bien esta existe) como en su metodología, hasta el punto de que de orientación vocacional pase a hablarse de Asesoramiento Psicológico (psychological counseling).

Una definición de Counseling es la aportada por Dietrich (1983:12) en la que para este autor se está hablando de una relación auxiliante, interventiva y preventiva, en la que un consejero sirviéndose de comunicación lingüística y en un lapso de tiempo relativamente corto, trabaja con un sujeto desorientado o que vivencia conflictos (...).

En la línea de este trabajo e intentando superar estas diferencias terminológicas, nos interesa hallar los nuevos elementos que vienen a enriquecer la caracterización de orientación. La aparición del counseling genera:

1) Una metodología o modelo de intervención psicológica individualizado, basada en un modelo clínico de intervención cuyas características más importantes son la aparición del diagnóstico y el tratamiento individual (o terapia centrada en el cliente) y la atención a los casos problema (por ejemplo, al fracaso escolar). Del interés por los aspectos vocacionales se pasa al interés por la psicoterapia y el uso del lenguaje como principal motor de la terapia.

2) La profesionalización de la intervención, que es llevada a cabo por psicólogos o counselors, y la descontextualización de esta intervención por este mismo motivo. No son ya los profesores, por ejemplo, los orientadores. Esto generará la pasividad de éstos ante la orientación, un efecto que no nos es ajeno en nuestros días.

3) Los contenidos de la orientación vuelven a ser ampliados. La elección vocacional es un aspecto más de la integridad del individuo. Si bien, como se ha mencionado, son las situaciones- problema y los casos concretos los objetivos de la orientación, el diagnóstico psicológico individual obliga al conocimiento integral de cada persona. Se busca promover el ajuste educativo, vocacional y personal en una variedad de situaciones. El método dirige la exploración de contenidos más allá de los "problemáticos". Sin embargo, cuando el uso de técnicas psicométricas tiene el mayor peso en el diagnóstico se desvirtúa la orientación al limitarse ésta a la aplicación de tests (Bisquerra, 1996:31).

4) Las dudas sobre la eficacia de la psicoterapia y de la orientación no directiva, reveladas por ejemplo por Eysenck (En Bisquerra, 1996:49) se mantienen vigentes en la actualidad, pero son críticas que deben ser dirigidas a la orientación y a la psicología en general en cuanto disciplinas precientíticas.

La Orientación como counseling ha relacionado y relaciona en la actualidad su caracterización directamente con la Psicología y con sus métodos.

 

1.1.2.5. La orientación en el contexto de la vida entera. Inclusión de la Orientación Socio- Laboral

En el marco de la II Guerra Mundial se produce una gran clasificación de militares y una posterior reinserción profesional de los participantes en la misma lo que influyó sobre el desarrollo de la Psicología y la Orientación y se denominó "revolución de la carrera" (Bisquerra, 1996:33)

La Orientación tendrá que salir de los entornos educativos para ocuparse de los medios comunitarios y las empresas y verá multiplicados sus momentos de actuación durante gran parte de la vida de las personas, mucho más allá del momento puntual de elegir una ocupación. Este enfoque concebirá la orientación como desarrollo de la carrera dentro del ciclo vital completo (de la vocational guidance a la career guidance). La carrera es la secuencia de posiciones y roles ocupados por una persona a lo largo de toda su vida, roles más allá de los ocupacionales. Este enfoque fue especialmente reflejado por la teoría de Ginzberg et al (1951) y la Psychology of Careers de Super (1957) tal como menciona Bisquerra (1996:40).

Entre los nuevos e importantes elementos que añade el modelo de orientación como desarrollo de la carrera pueden mencionarse los siguientes:

1) Sobre el proceso, añade el concepto de carrera que se desarrolla en un ciclo vital. Por tanto el alcance y la necesidad de la orientación se manifiesta durante toda la vida. Esto no sólo incide en la ampliación a la edad adulta sino también a la escuela primaria.

2) Sobre los contenidos, el ámbito de la orientación supera la elección vocacional y el asesoramiento ante situaciones puntuales para encargarse de la dimensión integral del ser humano y de su proyecto personal de vida. Los aspectos educativos y de elección de ocupación se complementan con aspectos ocupacionales más complejos (planificación de carrera, atención personal al empleado, planes de atención a desempleados) y aspectos "personales" relacionados por ejemplo, con las habilidades sociales y de comunicación, las habilidades de vida, el control y la prevención de estrés, orientación para la salud, atención a la diversidad, etc.

3) Sobre la metodología, se producen aportaciones sustanciales.

4) Sobre la evaluación, la orientación como proceso concede a los procesos evaluativos una tremenda importancia. Como ya se ha mencionado, Eysenck (1952) critica a la psicoterapia: los pacientes que reciben tratamiento y los que no lo reciben presentan un desarrollo idéntico. Menciona Bisquerra (1996:49) citando a Whiteley que después de 20 años las intervenciones de la orientación y del counseling son, en general, positivas. Sin embargo, estos resultados son difíciles de relacionar con metodologías concretas de orientación y posiblemente reflejarán las influencias de muchas y diversas formas de hacer orientación.

5) Sobre los contextos de aplicación, la orientación se extiende más allá de los contextos educativos para llegar a los adultos y, por tanto, a los medios comunitarios y a las organizaciones

6) Sobre el orientador, sus funciones y su perfil, parece más relevante que nunca la clarificación de estos aspectos. El counseling generó unos orientadores diferenciados, por ejemplo, de los maestros. La orientación dentro del ciclo vital obliga a estos profesionales de la orientación a buscar su identidad pero en relación y cooperación con otros profesionales. Por ejemplo, en el ámbito educativo con el psicólogo escolar, el trabajador social, los profesionales de la salud, el maestro, etc. Debe reflexionarse si el orientador ha de tener un papel central dentro de estos "equipos".

La concepción de la orientación como desarrollo de la carrera abre grandes posibilidades para los orientadores pero también crea una gran laguna epistemológica donde las ciencias sociales relacionadas con la orientación intentan tomar buenas posiciones en la línea de salida. La atomización y la coexistencia de diversos modelos teóricos y aplicados serán inevitables.

La ampliación del ámbito, de los contextos de aplicación y de los contenidos de la orientación entendida desde el enfoque del ciclo vital relacionado con la Psicología Evolutiva, permitirá acoger e intentar caracterizar la Orientación para la Inserción Social y Laboral de personas desempleadas y/o excluidas por diversos motivos sociales, culturales o económicos.

Sobre la terminología, y según Bisquerra (1996:43) en España el cambio conceptual producido por el enfoque del ciclo vital no ha ido acompañado del cambio terminológico. The Psychology of Careers (1957) de Super se traduce en castellano como Psicología de la vida profesional (1962), y Counseling for career development (Tolbert, 1981) por un ambiguo Técnicas de Asesoramiento en Orientación Profesional. Las palabras vocacional y profesional se siguen utilizando en sustitución de la palabra carrera y más allá de la confusión entre vocablos la confusión conceptual es más importante.

Estas confusiones tendrán amplio eco en el ámbito de la orientación para la inserción sociolaboral.

 

BIBLIOGRAFÍA

BISQUERRA, R. (1996): Orígenes y Desarrollo de la Orientación Psicopedagógica. Narcea. Madrid

DIETRICH, G: (1986): Psicología del Counseling. Herder. Barcelona

LOPEZ BONELLI, A.R.. (1988): La orientación vocacional como proceso. Ateneo. Buenos Aires

RODRÍGUEZ MORENO, ML. (1992). El mundo del trabajo y las funciones del Orientador. Barcanova. Barcelona