La expresión corporal en el desarrollo del área de Educación Física
Luís Caballero Jiménez (C.P. Salvador Vinuesa. Córdoba)

 


La expresión corporal en el desarrollo del área de Educación Física
Manifestaciones expresivas asociadas al movimiento corporal
Síntesis histórica y corrientes actuales
Concepto y definiciones
La Expresión Corporal en el desarrollo del área de Educación Física
Elementos fundamentales de la Expresión Corporal


Para el desarrollo del área de Educación Física, el cuerpo y el movimiento se pueden enfocar desde la acción expresiva, y desde este punto de vista se consideran tres elementos fundamentales que son el cuerpo, el espacio y el tiempo, que confluyen e interaccionan manifestándose en acciones motrices o movimiento, así hacemos un análisis de estos elementos desde el aspecto expresivo y en relación con el movimiento.

EL CUERPO Y EL MOVIMIENTO: Para que el movimiento tenga significado expresivo, hay que considerar el conocimiento del cuerpo, la imagen, los segmentos corporales, ejes y planos, posturas, energía, etc.

El conocimiento del cuerpo y sus segmentos corporales, supone tener en cuenta la capacidad propia para moverse y apreciar la organización de los segmentos implicados, dando lugar a movimientos simétricos y asimétricos. La toma de conciencia de los movimientos del cuerpo y sus segmentos es de suma importancia para nuestras expresiones corporales. Según Motos (1983), los segmentos corporales se pueden clasificar en:

-Cabeza: Cabeza.

-Brazo: Brazo + mano.

-Busto: Pecho + cuello + cabeza.

-Torso: Talle + pecho + cuello + cabeza.

-Tronco: Caderas + talle + pecho + cuello + cabeza.

Para este autor, cada unidad es expresiva de forma independiente y se debe tomar conciencia de sus infinitas posibilidades y posibles combinaciones para saber utilizarlos de forma simétrica o asimétrica, para poder expresarnos con soltura y naturalidad. Como cada segmento tiene capacidad expresiva, cada uno se caracteriza por un valor expresivo propio. El tronco expresa fuerza, el rostro emociones, los brazos acciones y sentimientos y las piernas actitud en la forma de desplazamiento.

La imagen corporal permite un conocimiento del cuerpo y sus partes, tomando conciencia de su postura, actitud y desplazamientos para relacionarnos con los demás y los objetos. En la medida que vamos adquiriendo la imagen, mejoramos la posibilidad de expresarnos y comunicarnos.

En cuanto a los ejes y planos, aunque imaginarios, permiten mover y orientar nuestro cuerpo y sus segmentos, tomando conciencia de las acciones mecánicas que podemos realizar, los ejes con referencia a movilizaciones y los planos en cuanto a simetrías. Consideramos tres ejes: vertical, sagital y transversal; y tres planos: frontal, sagital y transversal.

Por su parte, los elementos del esquema corporal, como la respiración, relajación, postura, tono, lateralidad, etc, son determinantes en la capacidad expresiva del cuerpo, permitiendo una conciencia de disponibilidad motriz. En este sentido, la respiración permite tomar conciencia de los músculos implicados para mejorarla, teniendo gran relación con el movimiento. La relajación libera tensiones y permite la conciencia de cada músculo, su función, y por el control de contracción y relajación que facilita, es un medio expresivo con gran carga dramática y rítmica.

El tono y control postural, tienen una importancia extraordinaria como elementos expresivos, ya que permiten desarrollar este lenguaje, el tono se desarrolla paralelamente a la conciencia corporal y se constituye como soporte fundamental de la comunicación corporal, viéndose afectado por el campo afectivo y emocional.

odas las emociones y sensaciones se expresan por medio del tono. Según Wallon (1970), la emoción y el estado de ánimo actúan sobre el tono determinando una actitud corporal o un gesto, como unidad de comportamiento, estableciendo lo que denomina el dialogo tónico, como forma de comunicación entre el niño y los demás. El tono en relación con el movimiento determina el gesto, como movimiento expresivo del cuerpo con intensidad variable, es la expresión de una emoción, un acto intencional de relación con el mundo exterior.

Los gestos pueden ser: automáticos o reflejos, emocionales, proyectivos y abstractos. Como elementos del gesto se pueden considerar: la precisión en espacio y tiempo, la soltura, la coordinación y la intensidad.

Finalmente, consideramos como elemento fundamental del cuerpo como componente expresivo, a la energía o intensidad de movimiento. Está muy ligada al tono en lo que se refiere al grado de esfuerzo muscular de tensión-distensión, pues para oponernos a la gravedad o movernos, es necesario tener un control del tono como tensión o esfuerzo muscular, que determina los tipos de movimientos según este componente expresivo:

-Pesado: A favor de la gravedad, sin tensión muscular.

-Liviano: Contra la gravedad, con esfuerzo muscular en extensión.

-Suave: Contra la gravedad, sin esfuerzo muscular.

-Fuerte: Contra la gravedad, con esfuerzo muscular en contracción.

EL ESPACIO: El espacio es el campo donde se desarrolla la comunicación, el sitio donde se encuentra el yo con los otros. Es otro elemento fundamental en el que se apoya la expresión corporal, pues en él se manifiesta el movimiento y está tratado por la Proxémica, ciencia que estudia el uso del espacio desde la vivencia personal. La noción de espacio se adquiere simultáneamente a la conciencia corporal y es determinante en el lenguaje corporal y en la manera eficaz de ocuparlo. El espacio se puede clasificar atendiendo a diferentes aspectos:

En cuanto a la persona, puede ser interior, de piel adentro, y exterior de piel a fuera.

En cuanto a las distancias, puede ser intimo, cuando hay contacto físico, personal cuando hay proximidad, y social para relacionarnos socialmente.

Se puede clasificar desde el punto de vista físico, como parcial cuando utilizamos un espacio restringido y espacio total, si no hay límites de restricción en su ocupación.

En el tratamiento del espacio como elemento expresivo se deben considerar factores como:

  • Direcciones: pueden ser personales, en función del sujeto, como delante-atrás, derecha-izquierda; generales, cuando se consideran señales externas; y absolutas en función de la fuerza de la gravedad.
  • Trayectorias: dirección que sigue el movimiento, pueden ser directas o indirectas, cada recorrido se inscribe en un contexto espacial específico y a partir de él, toma plena significación. Cada una tiene una cualidad expresiva propia en combinación con el tiempo y la energía:

    -Rectas: decisión firme.
    -Curvas: menor agresividad.
    -Quebradas: duda, desconcierto.
    -Circulares: obsesión, indecisión.

    Según los ejes en que se realiza el movimiento, nos encontramos:

    -Arriba-abajo, eje vertical: alto-profundo, el movimiento principal es el tronco.
    -Derecha-izquierda, eje transversal: estrecho-ancho, el movimiento está en los brazos que se separan o acercan al cuerpo.
    -Adelante-atrás, eje sagital: avanzar-retroceder, movimiento de tronco con ayuda de piernas y brazos.

El espacio lo utilizamos en la expresión, marcando distancias, trayectorias, zonas, direcciones, etc, en cualquier caso pone en relieve un determinado tipo de relación cultural en el uso que se haga de estos elementos. Así los europeos mediterráneos tienen un espacio de relación con menos distancia que los europeos nórdicos.

EL TIEMPO: El tiempo, al ser abstracto, es un elemento de difícil comprensión y subjetivo. No se puede adquirir sin estímulos espaciales y motrices, por eso se percibe como una sucesión ordenada de acciones, lo notamos en los cambios que se producen en nuestro entorno. Desde este concepto, podemos distinguir dos tipos de tiempo; el objetivo, medido con rigor externo a nuestros parámetros, y el subjetivo que depende de los parámetros de medida internos. Tanto uno como otro están presentes en toda manifestación expresiva.

Si consideramos la relación del tiempo con el movimiento, encontramos el ritmo, es la forma de organizar los fenómenos que se desarrollan en el tiempo. El ritmo rige toda actividad de la persona a nivel individual y grupal y se basa en la sucesión de tensiones y relajaciones musculares y su acción en el espacio y el tiempo.

Cuando hablamos de tiempo subjetivo o individual, podemos decir que cada persona tiene un "tempo" o grado de rapidez o lentitud con que se manifiesta en sus secuencias motrices. Sería la forma de trasladar la energía de un punto a otro producida por el encadenamiento y sucesión del trabajo muscular. El tempo es el ritmo fisiológico del movimiento.

El tiempo objetivo se manifiesta cuando nos adaptamos a un ritmo externo, la dificultad de adaptación está en la sincronización de movimientos, pero es indispensable para comunicación expresiva grupal, diríamos que se necesita encontrar un tempo común.

El movimiento con relación al tiempo se podría clasificar en:

-Aceleración: aumento de velocidad.
-Desaceleración: disminución de velocidad.
-Vibratorio: movimientos pequeños y rápidos.
-Explosivos: intensos y rápidos.
-Lentos: mínima velocidad.

Para finalizar, diremos que en el análisis de los elementos expresivos hemos seguido a R. Laban (1987), que hace un estudio del movimiento expresivo y llega a una clasificación de elementos, partiendo de unas preguntas básicas sobre las que desarrolla su método de trabajo:

-¿Qué se mueve? EL CUERPO.
-¿En qué dirección? EL ESPACIO.
-¿Cuándo? EL TIEMPO.
-¿Cómo? ENERGÍA.

El mismo autor, combinando todos los recursos básicos expresivos a través de sus acciones, llega a establecer las ocho acciones básicas del movimiento expresivo como combinación de los diferentes elementos.

Acción

Tensión

Gravedad

Espacio

Tiempo

Presionar
Fuerte
Pesado
Directo
Sostenido
Golpear
Fuerte
Pesado
Directo
Súbito
Retroceder
Fuerte
Pesado o liviano
Flexible
Sostenido
Hendír
Fuerte
Pesado
Flexible
Súbito
Sacudir
Suave
Liviano o pesado
Flexible
Súbito
Flotar
Suave
Liviano
Flexible
Sostenido
Deslizar
Suave
Liviano o pesado
Directo
Sostenido
Teclear
Suave
Liviano
Directo
Súbito

 


subir