Educación Física de base
Luis Caballero Jiménez (C.P. Salvador Vinuesa. Córdoba)

 


Educación sensomotriz y psicomotriz en las primeras etapas de la infancia
Esquema corporal
Desarrollo de las percepciones
Concepto y definiciones
Aspectos perceptivos
Percepción sensorial
Percepción espacial
Percepción temporal
Estructuración espacio-temporal

 

Aunque todas las acciones motrices se desarrollan en un espacio y un tiempo de forma indisociable, separamos estos conceptos con la sola finalidad de poder analizar sus aspectos perceptivos.

El espacio es aquello que nos rodea, donde nos movemos y viene determinado por canales sensoriales como el visual, kinestésico, táctil, auditivo y laberíntico, principalmente, que permiten orientarse, localizarse, establecer relaciones espaciales entre objetos, con los demás, y para todo ello es imprescindible el movimiento funcional. El niño construye su espacio a la vez que desarrolla su motricidad. Sin movimiento no llegaría a la percepción espacial, y ésta permite desarrollar la motricidad, el esquema corporal y las capacidades cognitivas.

Tomando en principio el propio cuerpo como referencia espacial, la percepción espacial consiste en la capacidad de analizar las sensaciones espaciales, organizarlas y comprenderlas. Para Wallon tener una buena percepción del espacio es ser capaz de situarse, de moverse en el espacio, de orientarse, de tomar decisiones múltiples, de analizar situaciones y de representarlas.

Según Parlebas, se pueden considerar dos tipos de espacio en los contenidos de Educación Física:

-Espacio psicomotor: El sujeto no realiza interacción motriz operativa con el medio. Esto supone un medio estable, estándar (carrera de 100 mts.), o bien un medio estable y portador de incertidumbre, (esquí). En los dos casos, la concentración del ejecutante (vigilancia), está orientada hacia él mismo. Se podría hablar de un espacio propioceptivo. La motricidad en este caso se designa bajo formas de automatismos.

-Espacio sociomotor: Se trata de un medio inestable y portador de incertidumbre. En este espacio están los deportes colectivos. Los estímulos percibidos son ante todo exteroceptivos, suscitando la adaptabilidad del sujeto o imponiendo sin cesar, conductas de decisión.

-Desarrollo evolutivo: En los primeros meses de vida el espacio es muy reducido (visual, bucal y táctil) y se orienta en función de las necesidades, intentando coger un objeto, luego comienza a andar y amplía el espacio de acción con locomociones que le permiten dirigirse a otros lugares en función de sus necesidades biológicas, emotivas y afectivas. Es lo que se denomina espacio funcional.

A partir de los dos años, el espacio comprende a los demás y puede establecer relaciones con los objetos sobre todo de cercanía, orden y separación, es el espacio topológico de Piaget, en el que predominan formas, tamaños, separación y continuidad.

Entre los tres y siete años construye el espacio euclidiano bidimensional, en el que establece formas geométricas en el plano, comprende la noción de oblicuo, y sobre todo, orienta el espacio usando como referencia su propio cuerpo, con nociones de izquierda-derecha, arriba-abajo, grande-pequeño, aquí-allí, hasta, desde, etc., digamos que orienta su esquema corporal.

Desde los siete, ocho años, empieza a tomar como referencia de orientación otros objetos, que Piaget denomina espacio proyectivo, para , a partir de los ocho años empezar a operar en un espacio euclidiano tridimensional, donde cabe la posibilidad de establecer relaciones espaciales representadas mentalmente en un espacio virtual de tres dimensiones por medio del símbolo.

-Organización espacial: Es el resultado de establecer relaciones espaciales, organizando los movimientos en el espacio. Por medio del movimiento y las experiencias motrices, primero lo hace con referencia a él mismo, y luego puede hacerlo en función de objetos y los demás. Por tanto la organización espacial tiene dos etapas:

-Plano sensomotriz o perceptivo: organización directa del espacio respecto al yo, con referencias topológicas basadas en la lateralidad y el eje corporal, con situación de personas y objetos, apreciación de distancias y desplazamientos

-Plano de representación mental: la organización espacial no toma como referencia el propio cuerpo con capacidad de situar la noción derecha-izquierda sobre los objetos y los demás.

-Estructuración espacial: Lapierre explica todo el proceso de la noción espacial hasta llegar a la estructuración de la siguiente forma:

La noción espacial se elabora progresivamente por el movimiento. En un principio la diversificación del yo corporal respecto al mundo exterior es lo que establece el esquema corporal. A partir del movimiento es cuando se puede diferenciar un segmento de los demás, se puede tener identidad y percibir el espacio corporal. La percepción del espacio corporal es a la vez propioceptiva y exteroceptiva, pues el cuerpo es visto y sentido.

Como consecuencia de la percepción del cuerpo, y sobre la base de referencia que proporciona, es cuando se puede percibir el espacio exterior. Este espacio exterior es explorado al principio por una doble y simultánea vía: una exteroceptiva (por ejemplo, la visión de un objeto), y otra la propioceptiva, gestos que hay que hacer para cogerlo. El espacio externo es, por tanto, percibido primero como una distancia al yo (para alcanzar un objeto el gesto es más o menos amplio, el desplazamiento más o menos largo), y una dirección al yo (el gesto se hace hacia arriba, abajo, delante, detrás).

A partir de esta percepción dinámica y vivida del espacio, se hace una abstracción, un proceso mental que se apoya en la memoria de anteriores vivencias y en su exploración. Soy capaz de percibir un objeto situado a tal distancia y en tal dirección, y es porque mis experiencias anteriores me permiten poner en concordancia la percepción visual con las percepciones propioceptivas que acompañan al movimiento que me permitirá alcanzar el objeto.

De esta noción de distancia y orientación del objeto con respecto al yo, se desprende la noción de distancia y orientación de un objeto respecto a otro, o de una parte del objeto con relación a otra, lo que permite abstraer y generalizar en representaciones mentales o esquemas, que sería la estructuración espacial.



subir