La organización de los contenidos en el marco de la atención a la diversidad
José María Fernandez Batanero(Universidad de Sevilla)

 


El papel de la institución escolar en el seno de nuestra sociedad
Contenidos de aprendizaje: objetivo significativos
Curriculum funcional
La organización de los contenidos
La interdisciplinariedad, globalización y transversalidad como estrategia didáctica de organización de los contenidos en una escuela para "todos".
Interdisciplinariedad
Globalización
Transversalidad: temas transversales
El curriculum transversal como punto de partida en una escuela para todos: la atención a la diversidad

Uno de los problemas de la organización tradicional en materias es que éstas se descontextualizan, se alejan de la realidad, se convierten en fines de sí misma, en lugar de ser un instrumento para el logro de otras finalidades.

Hablar de transversalidad es referirnos a un formato curricular por el cual algunos temas (temas transversales) atraviesan todos los contenidos curriculares, no se encierran en una sola disciplina o conjunto de ellas.

La bibliografía sobre la reforma de la enseñanza apadrina también el aprendizaje transversal: diversas disciplinas escolares centradas conjuntamente en objetivos de aprendizaje relacionados (Jones, 1990). Con frecuencia los problemas requieren la aplicación simultanea de destrezas lingüísticas, matemáticas científicas e interpersonales; por tanto, es razonable esperar que, a medida que los alumnos aprendan a participar en actividades y a aplicar sus habilidades, los maestros de estas diversas aulas trabajen unidos.

La finalidad de la transversalidad es integrarse en todas las áreas curriculares. Cuando Wigle y Wilcox (1996) se refieren a un curriculum relevante, aluden a una perspectiva menos academicista, en el sentido se reconocer múltiples perspectivas en el estudio y la consideración de los problemas, con una postura opuesta a la fragmentación de contenidos y habilidades en materias delimitadas temporalmente con rigidez. En esta misma línea, Udvari-Solner y Thousand (1996) señalan que el curriculum debería ser interdisciplinar o temático, es decir, siendo los problemas y los temas de estudio abordados desde diferentes perspectivas, aunque desde una misma consideración curricular. Esto es lo que permitirá a los alumnos apreciar la influencia de estas diferentes perspectivas en sus propias vidas al poder facilitarles elementos para analizar y resolver sus propios problemas.

Sanmartín (1996) distingue dos posibles formas de interpretar la transversalidad:

A. Modelo "espada": un Tema Transversal es como una espada que atraviesa todas las áreas curriculares. Esta analogía tiene el inconveniente de sugerir que los ejes transversales afectan solamente a determinadas partes del curriculum de las áreas. Y que buena parte de los temas no tienen ningún punto de contacto con ellos.

B. Modelo "infusión": el Tema Transversal es como una infusión de una sustancia (Tema Transversal) que se distribuye homogéneamente por un líquido (el currículo), de manera que no es posible beber líquido que no contenga algo de sustancia (Tema Transversal) disuelta.


Figura 2. .Interpretación de la transversalidad (Sanmartín, 1996).

Desde nuestro punto de vista, pensamos que las dos formas de interpretar la transversalidad son coherentes, dependiendo de las características de los alumnos a los que se dirija la instrucción.

Los Temas Transversales.

En el presente apartado vamos a aproximarnos al estudio de los Temas Transversales. Pero, ¿Qué son en realidad los Temas Transversales?

Los temas o contenidos transversales responden a la vieja necesidad de conectar la institución escolar con la realidad, por ello responde a las demandas sociales de aprendizaje relacionados con la vida cotidiana del alumno. Si uno de los objetivos de la educación es hacer comprender la realidad que envuelve al alumno. Según L.S. Vigotsky, las personas aprenden cuando interactúan con su medio social reconstruyendo las experiencias personales que tienen y por ello afirma que el conocimiento es un producto personal pero también social. En este sentido los temas transversales disponen de una característica fundamental para facilitar la comprensión del medio y las concienciación sobre las problemáticas más relevantes.

Los Contenidos Transversales, como su nombre indica, son contenidos de enseñanza y de aprendizaje que no hacen referencia, directa o exclusiva, a ningún área curricular concreta, ni a ninguna edad o etapa educativa en particular, sino que afectan a todas las áreas y que deben ser desarrollados a lo largo de toda la escolaridad; de ahí su carácter transversal.

Álvarez (1994) sostiene que son temas que deben atravesar e impregnar el currículo, no pudiendo concebir éstos como líneas paralelas que sin tocarse van introduciéndose en las áreas de manera ocasional, con mayor o menor intensidad dependiendo del interés del profesor. Para esta autora, los temas transversales han de ser líneas superpuestas y tangentes que juntas forman un haz, una rueda, una gavilla o un prisma con muchas facetas y todas juntas forman un proyecto globalizado o interdisciplinar.

Por su parte, Rosales (1997, 7) nos indica que cuando hablamos de Temas Transversales nos referimos normalmente a "cuestiones de relevante interés social imprescindible en la formación completa de la persona, que la escuela y el sistema educativo en general habían relegado tradicionalmente, a veces por falta de conocimiento de los mismos o por falta de preparación en el profesorado para desarrollarlos, o simplemente porque no encajaban dentro de una organización disciplinar de las áreas de conocimiento".

Estos temas son contenidos curriculares que responden a tres características básicas (González Lucini, 1994):

1ª. Son contenidos que hacen referencia a los problemas y a los conflictos, de gran trascendencia, que se producen en la época actual y frente a los que es urgente una toma de posiciones personales y colectivas; problemas como la violencia, el subdesarrollo, las discriminaciones y situaciones injustas de desigualdad, el consumismo y el despilfarro, frente al hambre en el mundo, la degradación del medio ambiente, los hábitos que atentan contra una vida saludable, etc.
Entre esas situaciones-problemas que se producen hoy en el ámbito social, podríamos señalar, como más significativas, las siguientes: el problema medio ambiental; el problema de la violencia; el problema del subdesarrollo; el problema del consumismo; el problema vial; los problemas en torno a la salud; problemas relacionados con la desigualdad, etc.

2ª. Son contenidos que han de desarrollarse dentro de las áreas curriculares, redimensionándolas en una doble perspectiva, acercándolas y contextualizándolas en ámbitos relacionados con la realidad y con los problemas del mundo contemporáneo y, a la vez, dotándolas de un valor funcional o de aplicación inmediata respecto a la comprensión y a la posible transformación positiva de esa realidad y de esos problemas.

3ª. Por último, son contenidos relativos fundamentalmente a valores y actitudes. A través de su programación y su desarrollo, y a partir del análisis y la comprensión de la realidad, se pretende que los alumnos y alumnas elaboren sus propios juicios críticos ante los problemas y los conflictos sociales, siendo capaces de adoptar, frente a ellos, actitudes y comportamientos basados en valores racional y libremente asumidos. Consideramos las actitudes y valores como contenidos en la medida que entendamos como contenido todo aquello que, intencionadamente o inconscientemente, es objeto de abordaje en el centro escolar.

La importancia del desarrollo de los Contenidos Transversales en el aula viene dada por las siguientes circunstancias entre otras:


Cuadro 3. Importancia del desarrollo de los CC.TT en el contexto educativo.

A continuación vamos a presentar una breves argumentaciones en cada una de ellas:

1. Por ser nuestra sociedad una sociedad de consumo.
El consumo se ha convertido en el fenómeno clave de la sociedad que nos ha tocado vivir, estando presente en todos los individuos.

2. Los cambios sociales y las nuevas demandas educativas.
Las transformaciones sociales han roto las bases de las identidades tradicionales, ya sean de tipo profesional (desaparición de los oficios, cambios profundos y permanentes en las posiciones de trabajo, necesidad de reconversión profesional permanente), de tipo espacial (migraciones, movilidad espacial frecuente) o de tipo político. El cambio es tan acelerado que exige respuestas educativas inmediatas.

3. El desarrollo de la Constitución.
En nuestra Constitución nos encontramos claras llamadas tanto a la educación como a la protección de la dignidad de la persona, la protección de la salud, protección del medio ambiente (art.27.1; 10; 43; 51; 45).

4. La Calidad de la Enseñanza.
Para proporcionar una educación de calidad y adecuar la enseñanza a las exigencias de nuestro tiempo, se ha de posibilitar que los alumnos y alumnas de las distintas etapas y modalidades educativas tengan la ocasión de conocer, reflexionar y adoptar valores sobre las circunstancias, las necesidades y los problemas de la sociedad de hoy, con las perspectivas de futuro que ellos mismos van a hacer realidad.

5. La lucha contra la discriminación y la desigualdad.
Los Derechos Humanos son reiterativamente afirmados y defendidos en todos los países del mundo.

6. Por constituir una estrategia de atención a la diversidad del alumnado.

Si la diversidad es un valor que impregna toda la acción educativa, los ejes transversales conforman, por tanto, una estrategia de atención a la diversidad de las que los profesionales de la educación no podemos sustraernos, ya que este tipo de contenidos configura una estrategia para la educación en valores, que supone focalizar en una propuesta curricular abierta y flexible, determinados problemas o aspectos concretos que están presentes en la realidad más o menos inmediata a los alumno y alumnas.

El carácter transversal de estos temas no se refiere sólo a la relación que pueda establecerse entre cada uno de ellos y las diferentes áreas y materias curriculares en las que encuentran su soporte instrumental, sino que también se plasma en las conexiones que existen entre unos temas y otros, pues, con independencia de que cada tema transversal tenga unos objetivos y unos contenidos que le son propios o específico, los valores con los que se relacionan configuran un marco axiológico común que los conecta íntimamente. Por este motivo, si abordamos una propuesta de educación ambiental no nos podemos limitar solamente a trabajar contenidos relacionados con el entorno, aunque esto se haga en su sentido más amplio, sino que también debemos tener en cuenta otros contenidos relativos a la salud, hábitos de consumo, solidaridad entre los pueblos, etc., que tienen que ver con una relación causa y efecto con el medio ambiente. Asimismo, tampoco se podrá olvidar que el desarrollo de la propuesta implica, necesariamente educar en esos valores, más generales si se quiere, como la tolerancia, el respeto, la igualdad, etc. que forman parte de la formación integral de las personas.

Objetivos generales de los ejes transversales.

Como hemos comentado anteriormente los objetivos educativos de los temas transversales se refieren sobre todo al "para qué" de la educación en estos temas:

a) Construir y consolidar conocimientos que permitan analizar críticamente los aspectos de la sociedad que se consideren censurables.

b) Desarrollar capacidades cognitivas que permitan reflexionar y analizar situaciones que presenten un conflicto de valores.

c) Desarrollar capacidades en torno a un sistema de principios éticos que generen actitudes democráticas, respetuosas con el medio ambiente, responsables, tolerantes, participativas, activas y solidarias.

d) Desarrollar el pensamiento crítico.

e) Generar actitudes de implicación personal en la búsqueda de alternativas más justas.

f) Potenciar la valoración de la dimensión ética del ser humano.

g) Desarrollar un modelo de persona humanística.

Ámbitos de los Contenidos Transversales.

Los Temas Transversales son realidades y necesidades que se concretan en las siguientes dimensiones del currículo: Educación Ambiental; para la Paz; del Consumidor; para la Igualdad; Vial; Sexual y para la Salud. Estos contenidos se corresponden con las recogidas en el territorio MEC; en las distintas Comunidades Autónomas con transferencias educativas hay pequeñas variaciones. En nuestra Comunidad Autónoma de Andalucía, los Decretos del Currículo señalan la Educación Ambiental, para la Salud, del Consumidor y Usuario, Vial y Coeducación, que se contempló en el Programa "Vivir Juntos" (BOJA, 15/6/94) sobre educación en valores para la convivencia, en el que se incluyen diversos campos temáticos: Desarrollo Sociopersonal; Educación para la Democracia y Participación Social; en los Derechos Humanos; para la Paz y la no Violencia; Intercultural; para la Solidaridad y Resolución de conflictos y la Dimensión Europea de la Educación. Debemos matizar que en la formulación del País Vasco se recoge la Educación en Medios de Comunicación.


Figura 3. Educación basada en las necesidades de la comunidad.

Esta forma de pensar acerca de lo que debe llevar a cabo la escuela puede servir de gran ayuda, ya que nos permite recordar que todo lo que hacen los alumnos en la escuela debe ser aplicable a su vida cotidiana. La escuela sólo es el lugar en el que el alumno "práctica" su inclusión en la sociedad, su participación activa como miembro de la comunidad. Lo que cada alumno aprende debe aplicarse fuera de la escuela, tanto ahora como en el futuro (Ferguson y Jeanchild, 1999).

Educación para la Salud.

La Educación para la salud no se limita a la aplicación de recursos pedagógicos, entendiendo éstos en su sentido tradicional, sino que supone un nuevo conocimiento que se dirige a la formación y a la adquisición de habilidades para la toma de decisiones por parte del educando, de manera que se adopte y refuerce la implantación de hábitos comportamentales sanos.

Un área muy importante dentro de la Educación para la Salud es la Educación Sexual. La declaración de la OMS (1975), que entiende la salud sexual como:

a) La aptitud para disfrutar de la actividad sexual y reproductiva, y para regularla de conformidad con una ética personal y social.

b) La ausencia de temores, de sentimientos de vergüenza y culpabilidad, de creencias infundadas y de otros factores psicológicos que inhiban la relación sexual o perturben las relaciones sexuales.

c) La ausencia de trastornos orgánicos, de enfermedades y deficiencias que entorpezcan la actividad sexual y reproductiva.

Educación Ambiental.

La toma de conciencia en todos los ciudadanos, en lo referente a una mínima formación medio-ambiental, viene determinada por la sociedad industrializada en la que vivimos.

La problemática ambiental que hoy vive nuestro mundo ha llegado a ser muy importante en reflexión y en preocupación tanto por el conjunto de la sociedad como por parte de organismos internacionales y de instituciones nacionales y locales.

Educación Moral, para la Paz y la Convivencia.

La preocupación actual de muchos docentes por la Educación para la Paz no es algo nuevo. Las fundamentaciones de la pedagogía de la paz se encuentran en los orígenes mismos de la Historia de la Educación, en escritos de gran magnitud. Esta misma preocupación se ha visto reflejada en las actividades de las Naciones Unidas, UNESCO, Consejo de Europa y otros organismos regionales que han concretado sus manifestaciones en diversas reformas educativas en algunos países.
La Educación Moral supone potenciar la capacidad de orientarse con autonomía, racionalidad y cooperación en situaciones que suponen conflictos de valores.

Coeducación.


La importancia de este Tema Transversal radica, según la LOGSE, en el propio objetivo fundamental de la educación que no es otro que el de proporcionar a niños y niñas, a jóvenes de ambos sexos una formación plena que les permita conformar su propia y esencial identidad, así como construir una concepción de la realidad que integre a la vez el conocimiento y la valoración ética y moral de la misma... La educación permite avanzar en la lucha contra la discriminación y la desigualdad sean éstas por razones de nacimiento, raza, sexo, religión y opinión (Junta de Andalucía, Temas Transversales del Curriculum, 1990).

Educación Vial.


Tanto de la perspectiva relacionada con el tráfico como y con el riesgo en la seguridad humana, como deterioro del medio ambiente, insolidaridad en las relaciones humanas, etc.

Educación para el Consumo.


La Constitución Española de 1978 recoge en su artículo 51.2 que los poderes públicos deben promover la Educación de los Consumidores y Usuarios.
Para dar cumplimiento a este mandato, la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, incluye en su Capítulo V, Artículo 18.2, la necesidad de que el sistema educativo incorpore los contenidos en materia de consumo, adecuados a la formación de los alumnos y lo hace recogiendo en los Diseños Curriculares la Educación del Consumidor, como un área transversal que debe impregnar las demás áreas educativas.

Educación en Medios de Comunicación.

En la actualidad la importancia de los mass-media es innegable; están omnipresente en numerosos ámbitos de la vida cotidiana, sin que la escuela, o los procesos educativos escapen a su influencia.

Si una enseñanza de calidad se fundamenta en la formación de ciudadanos más críticos y creativos, la Educación en Medios de Comunicación tiene como función básica la formación de la conciencia crítica y el desarrollo de actitudes activas y creativas en los alumnos para hacer frente a los envolventes procesos de comunicación en los que estamos inmersos.

Educación para el Desarrollo.

Educación como medio de solidaridad entre los pueblos, donde las barreras y el diálogo norte-sur sea llevado a las aulas.



subir