Programas Multimedia en Educación
Antonio Bartolomé (Universidad de Barcelona)
Unidad 2

 


Programas multimedia para informar
El libro multimedia
Las enciclopedias
Hipertexto e hipermedia
Colecciones de documentos o entornos de información multimedia
El World Wide Web
Para terminar
El libro electrónico. El soporte electrónico
Modelos Multimedia para acceder a la información

El libro electrónico. El soporte electrónico

Cuando Vannevar Bush diseña su sistema Memex, piensa en un complicado sistema mecánico que trabaja con microfilms mediante un ingenioso sistema de enlaces. Esta máquina nunca se llegó a construir. Pero sería en los años sesenta cuando los ordenadores se presentaron como la herramienta ideal. Esto no quiere decir que todos los programas multimedia sean hipertextos. Todos son "libros electrónicos" es decir, son programas que incorporan texto e imágenes (y luego vídeo y sonido) pero que no utilizan el soporte papel sino la pantalla electrónica del ordenador.

Durante años la humanidad ha tratado de conservar la información a través de diferentes soportes. Piedras, ladrillos, papiros, papel... Palabras e imágenes han quedado registradas para la posteridad transmitiendo el conocimiento más allá de lo que la vida de una persona permitía. Hoy estamos muy acostumbrados a los libros impresos, un modo de conservar la información relativamente reciente aunque sus orígenes son lejanos. No es muy conocido que Gutenberg no inventó la imprenta; los tipos movibles de madera fueron utilizados y olvidados por los chinos años antes de Cristo. Lo que hizo Gutenberg fue encontrar la tecnología adecuada (los tipos metálicos) en el momento adecuado: existía una demanda de libros que las técnicas al uso no podían satisfacer, no había oposición por parte de la autoridad (en aquel momento la autoridad eclesiástica), etc. Gutemberg tuvo lo que no tuvieron los chinos: la tecnología, la demanda, la autorización.

Esta es también hoy la situación con el libro electrónico, entendiendo por tal la conservación y distribución de la información a través de sistemas informáticos de diferentes niveles, incluídos sistemas autónomos o Internet. Existe una tecnología que en ocasiones sustituye, en ocasiones mejora a los libros, y que, también en ocasiones, todavía no es capaz de igualarlos. La dependencia de una fuente de energía y la definición de pantalla son dos de los mayores obstáculos.

También es un buen momento por lo que hace referencia a la demanda. El crecimiento continuo de la información requiere de nuevos sistemas que, físicamente ocupen menos espacio, y a nivel de acceso permitan localizarla y recuperarla con rapidez. Incluso existe un nuevo modo de organizar la información adecuado a esa demanda: los hipertextos.

Pero la demanda también se materializa en otros campos, por ejemplo el económico o la preocupación por el mantenimiento del medio ambiente. Los bosques, los árboles se han convertido en algo que hay que proteger y el papel se encarece cada vez más. Ha llegado el momento de buscar un sustituto.

Finalmente, no existe una excesiva oposición por parte de la autoridad. Aunque sí que la hay cuando nos adentramos en Internet, el medio que permite más libremente el flujo de información. La República Popular de China o Irán son ejemplos de países en los que el acceso a Internet es abiertamente restringido. Otros países como Arabia Saudí o India ofrecen impedimento que impiden el acceso a grandes capas de la población. Pero también en países occidentales como en los Estados Unidos de América o en Alemania se trata de controlar la libre distribución de circulación mediante la aplicación o la creación de las leyes (Bjorn, M. y Yue Chen, Y., 1996; Sorensen, K., 1997). Sin embargo esta oposición no parece mayor que la que han sufrido los libros desde el Indice hasta todas las hogueras que en el mundo han sido. Es decir, es una oposición al contenido, no al soporte.
Sin embargo, esto no quiere decir que publicar hoy un libro electrónico sea un negocio seguro. Si nos referimos a la edición de CD-ROMs , en 1997 Videodisc Monitor alertaba de que en USA se estaban devolviendo hasta el 30 % de ejemplares adquiridos, a consecuencia de la frustración de los usuarios que se consideraban estafados en sus expectativas. La legislación americana que protege la consumidor permite esto que, desde luego, es impensable en nuestro país donde muchos comerciantes parecen aplicar el "Santa Rita, Rita, lo que se da...". Existe un artículo de Ando Gilardi (1992) en el que recoge la anécdota sobre el fiasco económico que supuso para Gutemberg su Biblia. Datos: sólo recogía 800.000 caracteres frente a a los 100.000.000 de una Biblia completa, costando 30 veces lo que una similar (abreviada), y 5 veces lo que una completa con dibujos, "iluminada". Analiza sus errores y los comenta en relación a los errores actuales en relación al videodisco y al CD-ROM. Quizás el mayor error fue tratar de competir con los viejos libros manuscritos. Un análisis detallado de los soportes (piedra, piel papiro, papel,...) le lleva a concluir que esta evolución nunca ha estado dirigida por el cambio a un soporte mejor sino por razones económicas.

El libro electrónico sustituirá al libro impreso. La razón del cambio se encuentra en el incremento de información, en la rapidez de acceso, en razones económicas en relación al espacio ocupado, ... pero también en la disminución del número de árboles y el consiguiente encarecimiento del papel.
Al analizar los medios y su evolución es posible ver que en general existe un proceso en el que lo que comienza siendo un elitista medio de comunicación para minorías, se convierte en un medio de amplia difusión para mayorías para terminar como un elemento cultural, objeto de soporte y mecenazgo. Los libros impresos pervivirán como objeto artístico y cultural. Pero ¿pervivirán los libros electrónicos? ¿Serán sustituídos por el audiovisual?

 

subir