MEDIDAS BÁSICAS PARA PREVENIR LA CONTAMINACIÓN O LA PROLIFERACIÓN DE ESTA EN LOS ALIMENTOS
Mapa Conceptual
   
Contenidos
  Importancia de la higiene personal en la manipulación de los alimentos: prácticas correctas e inadmisibles
    Mantenimiento de la higiene individual
    Hábitos higiénicos
    La salud
  Limpieza y desinfección: conceptos y buenas prácticas.
    Operaciones de limpieza y desinfección
    Local y superficies de trabajo
    Equipos y útiles de trabajo
    Materiales de limpieza
  Desinsectación y desratización.
    Insectos
    Roedores
  Higiene de locales y equipos
    Abastecimiento de agua
    Recogida de los restos de basuras y los desechos
    El almacenamiento es importante
  Refrigeración y otros tipos de conservación de los alimentos
    Mediante calor
    Mediante frío
    Por deshidratación
    Mediante aditivos
    Por Irradiación
    Conservación de alimentos en la nevera (0 - 8 ºC)
    Conservación en el congelador (-18 ºC)
    Cuadro de temperaturas de conservación de los alimentos
  Prácticas peligrosas en la manipulación de los alimentos.
  Responsabilidad del manipulador en su puesto de trabajo
REFRIGERACIÓN Y OTROS TIPOS DE CONSERVACIÓN DE LOS ALIMENTOS

 

Generalmente los alimentos son perecederos y caducos, por lo que necesitan ciertas condiciones de tratamiento, conservación y manipulación. La mayoría de los alimentos han sido manipulados o transformados antes de llegar al consumidor, ya que, la vida útil de los productos frescos es muy limitada si no se les aplica un sistema adecuado de conservación.

Diversos factores contribuyen en la disminución de la calidad original de un alimento o en su deterioro entre ellos podemos destacar como ejemplo “la exposición a la luz solar” (pérdida de vitaminas y enranciamiento de las grasas), “el contacto con el oxígeno del aire” (mismos daños que la anterior), “la temperatura” (reproducción precipitada de microorganismos), “el grado de humedad” (contribuye al desarrollo bacteriano y el enmohecimiento), etc.

Conservar los alimentos consiste en bloquear la acción de los agentes (microorganismos o enzimas) que pueden alterar sus características originarias (aspecto, olor y sabor). Estos agentes pueden ser ajenos a los alimentos (microorganismos del entorno como bacterias, mohos y levaduras) o estar en su interior, como las enzimas naturales presentes en ellos. Se pueden utilizar métodos de conservación así como combinaciones de métodos.

Existen diferentes técnicas de conservación de alimentos, que podemos concreta en:

- Mediante calor
- Mediante frío
- Por deshidratación
- Mediante aditivos
- Por irradiación

La conservación de los alimentos es diferente según se depositen en la nevera o en el congelador. Al mismo tiempo es importante saber que no todos los alimentos se deben conservar a la misma temperatura.