MEDIDAS BÁSICAS PARA PREVENIR LA CONTAMINACIÓN O LA PROLIFERACIÓN DE ESTA EN LOS ALIMENTOS
Mapa Conceptual
   
Contenidos
  Importancia de la higiene personal en la manipulación de los alimentos: prácticas correctas e inadmisibles
    Mantenimiento de la higiene individual
    Hábitos higiénicos
    La salud
  Limpieza y desinfección: conceptos y buenas prácticas.
    Operaciones de limpieza y desinfección
    Local y superficies de trabajo
    Equipos y útiles de trabajo
    Materiales de limpieza
  Desinsectación y desratización.
    Insectos
    Roedores
  Higiene de locales y equipos.
    Abastecimiento de agua
    Recogida de los restos de basuras y los desechos
    El almacenamiento es importante
  Refrigeración y otros tipos de conservación de los alimentos.
    Mediante calor
    Mediante frío
    Por deshidratación
    Mediante aditivos
    Por Irradiación
    Conservación de alimentos en la nevera (0 - 8 ºC)
    Conservación en el congelador (-18 ºC)
    Cuadro de temperaturas de conservación de los alimentos
  Prácticas peligrosas en la manipulación de los alimentos.
  Responsabilidad del manipulador en su puesto de trabajo
HÁBITOS HIGIÉNICOS

 

Una serie de comportamientos habituales en nuestra vida cotidiana provocan situaciones de riesgo de contaminación alimentaria mientras manipulamos los alimentos.

Entre estos hábitos que deben evitarse se encuentra los siguientes como más generalizados:

- Fumar. Puede producirse una transmisión de microorganismos de la boca a las manos a través del cigarro y posteriormente a los alimentos.

- Comer. De igual forma pasan microorganismos de la boca a los alimentos a través de las manos.

- Secarnos el sudor con la mano. Contaminamos nuestras manos con microorganismos que se encuentran en la piel pasando posteriormente a los alimentos.

- Masticar chicle. Si masticamos chicle estando encima de los alimentos los microorganismos que llevan las gotas de saliva los contaminan.

- Escupir, toser o estornudar encima de los alimentos. Pueden provocar contaminación de microorganismos de nuestro organismo a los alimentos.

- Peinarnos o rascarnos. Contaminamos nuestras manos con bacterias procedentes del cabello pasándolos a los alimentos que manipulamos.

- Probar los alimentos con el dedo. Si tenemos la costumbre de probar la comida con el dedo, llevamos todos los microorganismos de la boca a los alimentos.

- Manipular dinero. Existen actividades donde estos procesos se dan con mayor asiduidad haciendo que los microorganismos pasen de las personas a los manipuladores a través del dinero. Si hay personas que han de manipular dinero, es preciso que no estén en contacto con los alimentos.

Es por tanto de suma importancia evitar estos hábitos y actuar consecuentemente cuando se manipulan los alimentos.